miércoles, 13 de abril de 2011

Crónica castro castro

Madrugón de los gordos, toca viajar hasta Castro, sarna con gusto no pica. El día se presenta bastante desapacible, después de toda la semana veraniega que hemos tenido, justo el día de la prueba tienen que bajar las temperaturas y sobre todo tiene que hacer acto de presencia la lluvia… que mala suerte.

A las 9 de la mañana se da el pistoletazo de salida, habrá unos 1000 y pico cicloturistas apuntados. Gorka y yo poco a poco vamos cogiendo posición en el pelotón, vamos pasando gente hasta ponernos detrás del coche que abre la marcha. Se va bastante cómodo en las posiciones delanteras del pelotón, aunque siempre con mil ojos de gente que te intenta pasar por donde no hay hueco.

Antes de llegar al alto de la candina, comienza a llover bastante fuerte… últimamente estamos acostumbrados a mojarnos. En este alto el ritmo se acelera pero seguimos detrás del coche que abre la marcha, me encuentro con bastante buenas piernas y el compi Gorka me comunica que él también, todo parece indicar que haremos una marcha muy buena. En la bajada de este puerto me lo tomo con calma, se ven varias caídas, ya que el asfalto se encuentra mojado y encima al tener una capa de barro… lo hace todavía más peligroso.

Acabamos de bajar el puerto y… Pinchazo!!! La rueda trasera que había pinchado dos veces esta semana, una vez más la vuelvo a pinchar… que mala suerte. La cambio, Gorka me espera (que no sabéis lo que fastidia, haberle fastidiado la marcha por culpa de los pinchazos) y restablecemos la marcha.

Con otra filosofía, porque pillar al grupo delantero es misión imposible, nos ponemos otra vez en marcha, pero pasados unos 10 km… Otra vez PINCHO!!!! Maldigo mi mala suerte, cambio la cámara y una vez mas nos ponemos en marcha.

Con media hora perdida, decidimos hacer un entrenamiento más y acabar lo más dignamente posible. El camino antes del último puerto lo hacemos a relevos de medio kilómetro cada uno, pasamos a bastante gente, pero sobre todo en la subida de la escrita es donde pasamos a muchísima gente. La subida la hacemos rápida, yo incluso en algún tramo con plato… que pena porque las buenas sensaciones en las piernas siguen… y haberme visto tan atrás por culpa de pinchazos!!! Que rabia!!!... y de repente suena como un petardo!!!! Miro hacia atrás y veo la cubierta de mi rueda trasera reventada… hay días que es mejor no levantarse.

Espero a la furgoneta y me retiro de la segunda prueba del año, totalmente desilusionado y con ganas de revancha este sábado en Erandio. Lo que respecta a Gorka, desde que se me rompió la cubierta hasta meta, se marco una media de 42 km/h, recuperando muchas posiciones que por culpa de mis pinchazos habíamos perdido.


http://connect.garmin.com/activity/78417786

4 comentarios:

  1. Gracias marto, de momento esta semana ya voy cogiendo animos y espero que este sabado no me acompañe la mala suerte

    ResponderEliminar
  2. Que sera que esto solo pasa cuando estas bien,luego cuando realmente lo estas deseando,ni aunque cruces por un puñado de chinchetas, pinchas..Cuidate crack.....

    ResponderEliminar
  3. como bien dice tu nick... que sabio eres oscar. La verdad que nunca viene bien pinchar... y mas cuando estas en forma... pero bueno unos dias tocan a unos... me imagino que en erandio no me tocara a mi jaja.

    Un saludo Oscar!!!!

    ResponderEliminar